Ideando desde la organización

[vc_row type=»in_container» full_screen_row_position=»middle» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left» overlay_strength=»0.3″ shape_divider_position=»bottom»][vc_column column_padding=»no-extra-padding» column_padding_position=»all» background_color_opacity=»1″ background_hover_color_opacity=»1″ column_link_target=»_self» column_shadow=»none» column_border_radius=»none» width=»1/1″ tablet_width_inherit=»default» tablet_text_alignment=»default» phone_text_alignment=»default» column_border_width=»none» column_border_style=»solid»][vc_column_text]Cuando hacemos parte de una organización comprometida con la innovación, aportar ideas para solucionar retos se vuelve parte de nuestro día a día, o al menos parte de unas horas de nuestra semana de trabajo. Sin embargo, no siempre tenemos tan claras estas ideas, ni sabemos cómo obtener buenas ideas. Pensar “fuera de la caja” a veces es una tarea titánica que nos puede tomar horas, obteniendo resultados que no cumplen nuestras expectativas. 

Pocos saben que aproximadamente el 90% de las ideas generadas para el desarrollo de nuevas soluciones innovadoras nunca llegan al mercado hasta su consumidor final1. Entonces nos preguntamos, ¿cómo podemos hacer para generar ideas que puedan llegar a ser valiosas para la organización y generen gran impacto? ¿cómo garantizar que mis ideas puedan estar en el 10% de las ideas que sí llegan al mercado?

Responder esta última pregunta no es fácil considerando que todo puede estar influenciado por el mercado, la temporalidad, canales de distribución, y un sinfín de elementos que a veces no podemos controlar. Por el contrario, si podemos hacer uso de métodos, herramientas y acciones que pueden ayudarnos a generar ideas que podrían ser de valor para las organizaciones. 

En este boletín de La CoCreadora encontrarán una serie de acciones que podemos tener en cuenta cuando queremos proponer nuevas ideas innovadoras al interior de nuestras compañías:

Entiende lo que pasa a tu alrededor:

Antes de iniciar nuestro proceso de ideación o de plasmar ideas en un papel, es indispensable entender el contexto, saber identificar problemáticas u oportunidades para empezar a proponer ideas que den solución a estas.

Esta tarea requiere hablar con nuestros compañeros de trabajo, clientes y/o actores que estén relacionados con el negocio, que puedan brindarnos información a cerca de lo que está funcionando bien y lo que podría mejorar.

Ponte en los zapatos del otro:

Cuando encontramos oportunidades, encontramos también diversos actores que se ven afectados o impactados por la misma, desde el cliente, hasta las personas implicadas en los procesos internos de la compañía. Es importante tener en cuenta esta bidireccionalidad y “ponernos en los zapatos del otro” para lograr un mejor y mayor perspectiva de los retos.

Dos cabezas piensan más que una:

La diversidad en los equipos de trabajo es esencial para aportar diferentes puntos de vista y nutrirnos con diferentes ideas que pueden complementar las que ya tenemos, por esto, conformar equipos con personas que provengan de diversas áreas de la organización puede ayudarnos a potenciar nuestros perfiles grupales y aportar mucho más valor a las soluciones que estamos construyendo. 

Pero no solamente las personas que hacen parte de diversas áreas tienen información valiosa, también lo son sus “Perfiles de Innovación” (creadora, movilizadora e investigadora), es por esto que La CoCreadora tiene un test gratuito que puede ayudarte a conformar mejores equipos de trabajo para potenciar el nivel de innovación en tu organización y aportar mejor al cambio. Para tomar el test gratuito, ingresa aquí.

Ninguna idea, es una mala idea:

Hace algunos años escuché que Falcao siempre apuntaba al arco para meter goles, y aunque no siempre lo lograra, no iba a conseguir su meta si no lo intentaba. Una idea es igual que un tiro al arco de Falcao, no sabemos si va a entrar en la red o no, pero sabemos que debemos intentarlo muchas veces para lograr un buen resultado. No juzguemos a los demás, ni a nuestras propias ideas, construyamos sobre lo que vamos proponiendo.

En resumen, entender el entorno, entender a los actores, formar un equipo de trabajo y no ponernos barreras a la hora de proponer soluciones, pueden ayudarte a mejorar a la hora de proponer ideas que solucionen retos de tu organización. 

¿Tienes algún método, herramienta o consejo que quieras compartirnos que creas que pueda a los demás a innovar en sus organizaciones? 

 

¡Déjanos tus comentarios y cocreemos soluciones![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *